Saturday, May 14, 2011

NERVIOS

Salir de Puerto Rico a Estados Unidos es una cosa, pero salir en un vuelo internacional es completamente diferente. Te preguntan todo, y a eso me refiero TODO. Como decimos en Puerto Rico "es un peo", una jodienda divina donde más fácil sería encontrar una aguja en un bosque. Fue casi imposible, después de que me revisaran varias veces. Pero lo logré, y finalmente adentro del avión me he dado cuenta de lo mucho que trabajé para lograr este viaje, todo el esfuerzo derramado como payaso mesero. Por mi mente pasan todas y cada una de las cosas que olvidé; las barras de granola (tengo hambre), el pepto-bismol (ya me duele la panza), olvidé terminar algunas cosas como cocer mi saco de dormir y más, mucho más. Los nervios se han apoderado de mi completamente y he estado emocionadamente aterrado. Logré escapar de mi asiento a una fila de asientos vacíos huyéndole al aliento de la señora que se sentó a mi lado (¡que asco!). Ya aquí pude disfrutar de las ansias de mi travesía por venir. Y ahogado en esas ansias escribí un poema que sin lugar a dudas se titula...

Ansias

A diez minutos y las ansias encogen
Forman delirios de fantasías pobres
Cavernas en el precipicio de nervios infernales

Partida locura, alma extraviada
Poesía cortada, espíritu libre

Esas ansias que encogen al diluvio de lo extraño
Añoro divino de un sentimiento también infernal
Cuales sangrientos ojos que sangran lágrimas
De ansias infernales
Esas ansias que se alimentan de un salto al vacío
De un vuelo alejado del encanto de una isla
De un vuelo alejado del encanto de una isla

No comments:

Post a Comment